Aventuras en la nieve con niños en la estación esquí de la Molina

7 de Enero de 2017
[gallery ids="17839,17850,17848,17822,17821,17856,17823,17824,17825,17827,17828,17829,17871,17833,17834,17832,17830,17831,17835,17836,17838,17844,17843,17841,17840,17845,17846"]

Recientemente tuve la oportunidad de ir con mi familia a la estación de esquí de la Molina, y tras una intensa actividad de esquí y snow, mis hijos querían hacer algo diferente en la nieve.Tras informarme en la estación de esquí, me presentaron a la empresa Altitud Extrem que organizan actividades de multiaventura en la nieve para familias y jóvenes. Como disponíamos de poco tiempo hicimos un pack completo de actividades que podían satisfacer los gustos de padres e hijos.

El primer día lo dedicamos a la iniciación a las raquetas de nieve, subiendo con el telecabina a 2300 m y que nos ofrecía magnificas vistas del Pirineo catalán, Andorra y Francia.Tras una breve sesión de manejo de las raquetas hicimos con el guía un sencillo recorrido por las altas cumbres de la estación, pudiendo comprobar lo fácil que es desplazarse con raquetas y como debemos progresar en pendientes y según el tipo de nieve.

A mediodía bajamos a la estación al bosque, donde nos esperaba un parque aéreo de multiaventura. El bosque de la Molina ofrece varios circuitos de aventura según la dificultad ideales para pasar un rato con adrenalina y con la seguridad que nos ofrecen los monitores. Para acabar hicimos descenso por una tirolina de 300 m, una de las más largas de España que fue del agrado de todos los más jóvenes.

Y de camino al hotel, la empresa nos ofreció a la tarde dos nuevas actividades: la primera, el tubbing es decir el descenso en unos "donuts" por un cañón sinuoso, reservado a los más pequeños con ganas de aventura.La segunda una más apta para grandes y pequeños (a partir de una determinada edad y peso), como es el segway por la nieve. Yo no había probado nunca un segway y la verdad es que tras una serie de instrucciones del guía, fue fácil desplazarse por los caminos rurales y lo más insólito, también por la nieve.

Tras una intensa jornada de deportes en la nieve..quedamos emplazados a disfrutar de un momento mágico en la estación: la bajada de los Reyes Magos con antorchas por las pistas de la Molina. En la pista Llarga la estación nos ofreció chocolate y cocas para todas las familias que esperábamos con ansia la llegada de los Reyes Magos. Y tras un tiempo de espere al rededor de fuegos y con música de navidad, sus majestades Melchor, Gaspar y Baltasar bajaron desde las montañas seguidos de una estela de luz y antorchas mágicas hasta pie de pista. Allí regalos para los niños y un final especial de estas vacaciones familiares en la nieve.

Ahora solo quedaba ir a descansar y cenar en el Solineu Hotels, cercano a la estación de la Molina, siendo el alojamiento turístico más antiguo de la estación con más de 60 años de presencia todo el año. Allí me recibió Anna, que me explicó como su familia ha cuidado de generaciones de familias esquiadoras para que se encuentren como en casa y disfruten al máximo de la nieve y el esquí. La verdad es que la estancia en Solineu fue muy agradable, con un trato cercano, donde los niños disponen de salas de juegos, zona de wfii, alquiler de películas y para los mA?s mayores gimnasio y spa. Este Hotel y apartamentos dispone de habitaciones familiares de diseño exquisito y servicios adaptados a las familias.

Han sido tres dias intensos de actividad en la Molina, donde todos grandes y pequeños hemos podido disfrutar de la nieve de forma segura, cómoda y divertida, quedando emplazados para regresar en verano y disfrutar de estas montañas del Pirineo catalán, tan amables y cercanas para las familias.