Cantabria: aventura en kayak por el río Deva en familia

15 de Agosto de 2016
[gallery ids="16582,16583,16584,16585,16586,16587,16588,16589,16590,16591,16592,16593"]

Mi familia y yo despertamos en el camping de Pechón, en el límite de Cantabria con Asturias con amplias vistas de la costa y el mar, y con la idea de hacer esta mañana un descenso en kayak por el río Deva.

Quedamos en la población de Unquera con la empresa de turismo activo Devatur que nos aconseja hacer un tramo de 14 km de descenso familiar por este río a caballo entre las dos comunidades y cuyo nacimiento esta en el corazón de los Picos de Europa. Este río desemboca en el mar Cantábrico formando la ría de Tina Mayor. Su afluente más importante es el río Cares. En la unión de estos 2 ríos, en Panes, es donde comienza nuestra aventura, en el curso medio del río con un buen caudal para afrontar el descenso.

La corriente ayuda a la canoa a descender gran parte del recorrido sin apenas tener que esforzarse. Nos informa la empresa que en cualquier momento se puede acercar la canoa a la orilla para descansar, hacer unas fotos o esperar al resto de la familia. En todo el recorrido del río no presenta dificultad alguna por lo que aunque mi hija y yo no hemos hecho kayak nos lanzamos a la aventura.

Isabel nos recibe en la empresa para darnos el material y las instrucciones para bajar el río con el resto de familias llegadas de diferentes lugares de España y Europa. Tras ponernos el neopreno y el chaleco salvavidas, nos vamos con la furgoneta al pueblo de Panes donde iniciamos el descenso.

Tras unas explicaciones sobre la técnica de paleo, seguridad y como afrontar los rápidos, nos ponemos en kayaks dobles a descender el río Deva. Poco a poco vamos dominando la piragua para sortear los tramos de rápidos, avanzar con el resto de familias y sobre todo no volcar o golpearnos con ramas y piedras. La verdad es que el tramo de río es fácil con poco agua y muy limpia, por lo que conseguimos bajar sin problemas bajo la mirada atenta de los instructores.

En la playeta de Buelles paramos tras 5 km de descenso para almorzar y hacernos fotos. Las familias estaban animadas ya que quedaba una larga etapa hasta la desembocadura donde ibamos a poner a prueba nuestra habilidad como piragüistas. Estos días son las Olimpiadas de Río y había visto cómo una española ganaba una medalla en kayak de aguas bravas, ¡qué fuerza, estilo y técnica!. Me propongo emular a la piragüista y al primer rápido volcamos con el kayak...un remojón y nada más para tras un baño de realidad darse cuenta de que conque bajemos el río sin más sorpresas ya tengo suficiente y mi hija está contenta de la experiencia vivida.

Una vez acabamos el descenso todo son fotos de las familias, y ahora toca regresar el Camping de Pecho para disfrutar de las bellas y rocosas calas de Cantabria. Ahora toca descansar ya que mañana toca subir a Fuente De en los Picos de Europa y disfrutar de las montañas infinitas y naturales del norte de España.