Claves para no sentirse culpable cuando se trabaja en las vacaciones de los hijos

18 de Julio de 2019

Afortunadamente para ellos, los niños tienen más de 2 meses de vacaciones durante los meses del verano. Desafortunadamente para los padres (y también para los propios niños) es raro que puedan disfrutar de la misma cantidad de tiempo libre que sus hijos. Por eso es normal que surjan en los padres sentimientos de culpa cuando llegan las vacaciones: El sentimiento de no estar ocupándonos de nuestros hijos o de estar dejándolos de lado.







Lo cierto es que este sentimiento es muy habitual en casi todos los padres que se ven abocados a esta situación, aunque
es más acusado cuando nuestros hijos son pequeños. Desde luego, en ocasiones es
posible enviar a nuestros hijos a casa de sus abuelos o a un campamento de verano. Siempre y cuando les guste la idea y se lo
pasen bien, nosotros estaremos más tranquilos.





Sin embargo, no todas las familias tienen esta oportunidad. ¿Cómo hacer
para no sentirse culpable durante las vacaciones escolares de nuestros hijos?
En este artículo intentamos responder a esta pregunta y daros algunas claves
para no pasarlo mal.





Cómo no
sentirse culpable cuando trabajas en verano y tus hijos no





En primer lugar, tienes que tener en cuenta con antelación cuando van a
tener tus hijos vacaciones. De hecho, en muchas empresas se ofrece a los padres
la prioridad de coger vacaciones durante los meses de verano. Además, los trabajadores que no tienen hijos suelen preferir otras
épocas del año
en la que los vuelos son más baratos, por eso seguramente no
tengas problema para irte unas semanas en verano. Si éste no es tu caso o si
aún siendolo siguen quedando muchas semanas en las que los niños están de
vacaciones y tú no, hay otras cosas que puedes hacer.





Por ejemplo, puedes hacer búsquedas en internet sobre qué
actividades infantiles puedes hacer con tus hijos durante el verano. Hay desde
visitas a museos hasta paseos por la zona rural más próxima a tu ciudad.
Lo cierto es que el no tener vacaciones no tiene por qué impedirnos disfrutar
de las tardes con nuestros hijos.







Otra cosa que puedes hacer es organizarte en tu trabajo. Por ejemplo, puedes
solicitar un horario de verano para esos meses o intentar negociar para,
quizás, hacer más horas el resto del año y menos durante el verano. En todo
caso, te aconsejamos que no hagas más horas extra durante esta época del año.







Los campamentos urbanos pueden ser otra alternativa de la que disponen
los padres de cara a poder tener a sus hijos entretenidos durante el verano. Se
trata de lugares similares a los campamentos aunque ubicados en nuestra misma
ciudad. Al no tener que dormir ni cenar en ellos, suelen ser mucho más baratos
y asequibles a casi todas las familias. A tus hijos les encantará.







Si no puedes coger vacaciones durante el verano, quizás puedas negociar con tus
jefes la posibilidad de estar a media jornada durante esos meses. Tal vez
cobres un poco menos
o tal vez tengas que recuperarlo en otra época del
año, pero lo cierto es que tendrás más tiempo libre para ti y los tuyos.







Por último, aunque mucho más importante que todos los demás puntos anteriores,
es fundamental que tengas en cuenta que la incompatibilidad de horarios
entre tus vacaciones y las de tus hijos no es culpa tuya
. Es culpa de que
estamos en un sistema en el que los trabajadores apenas tenemos 4 semanas de
vacaciones al año lo cual es muy poco. Así que no te culpes por ello, si
quieres culpar a alguien… ¡culpa a los sindicatos!