Descubre la Albufera de Valencia en familia

14 de Abril de 2017
[gallery ids="18490,18488,18487,18483,18484,18485,18486,18482,18481,18480,18479,18475,18476,18477,18478"]

Este mes de abril es ideal para salir con la familia a descubrir los espacios naturales y disfrutar de días con más horas de luz. En Valencia tuve la oportunidad de acompañar a mi familia y a una amiga francesa de intercambio al parque natural de la Albufera, a tan solo 10 km de esta ciudad que respira mediterráneo por las cuatro esquinas.

La primera parte de la visita familiar, fue al centro de Visitantes del parque situado en el Racó de l'Olla en el cruce que va al pueblo de "El Palmar". Un momento para conocer los ecosistemas de la Albufera, subir a la torre y reconocer algunas aves con los prismáticos en el observatorio de la laguna. Después nos acercamos al pueblo del Palmar para comer allí y pasear por las calles, donde conocimos las antiguas barracas de esta población de pescadores, antigua isla ahora comunicada por puentes y carretera para disfrute de turistas amantes de la naturaleza.

A la tarde visita al sur del parque natural de la Albufera, cruzando el Perelló y Perellonet hasta llegar a Cullera, donde visitamos el faro y las playas de esta población que acoge a numerosas familias por la calidad de sus playas. Por la tarde, antes de embarcar en el Saler, nos acercamos al largo artificial cercano a las compuertas de la Gola del Pujol, donde pudimos descansar cerca de las dunas y de la desembocadura de la gola junto a numerosas familias que pasaban el día, volaban cometas y hacían deporte.

El postre final de este paseo por la Albufera fue la puesta de sol en barca con Visit Albufera, una empresa que conozco desde hace años y que está implicada en la protección del territorio y en la defensa de los habitantes del Saler. Su guía Jaume nos acercó con las dos barcas a rodear la Mata del Fang, para por fin conseguir la foto que todos esperábamos con la puesta de sol en el "lluent" de la Albufera. Todos quedamos encantados con este viaje en barca donde se nota que los guías no solo ofrecen servicios en su barca, sino que aportan experiencias y motivan a la gente en la protección de un espacio natural valioso para sus habitantes.

Y como colofón al acabar el paseo, en una de las barcas, una pareja nos dio la sorpresa con una pedida de mano en pleno lago..el final ya os lo podéis imaginar, con cava en la barca y  sus dos familias esperando en el embarcadero con arroz y flores para los prometidos..Así es la Albufera, naturaleza y pasión por cada rincón…