Descubre la ciudad de Barcelona con niños

20 de Marzo de 2016
[gallery ids="15432,15431,15430,15428,15435,15434,15433,15427,15425,15426,15397,15396,15395,15394,15393,15392,15391,15390,15386,15387,15388,15389,15385,15383,15382,15381,15380"]

Este puente de marzo tuve la oportunidad de ir con mi hija a la ciudad de Barcelona. De entre las ciudades europeas a las que he ido me gusta Barcelona ya que una ciudad cosmopolita, mediterránea y adecuada para caminar con la familia por sus calles y avenidas peatonales.

La Oficina de Turismo de Barcelona me sugirió los museos y parques más adecuados para ir con niños. De entre toda la amplia oferta de Barcelona hice una selección para poder recorrerla en tres días, donde combiné museos, con parques y visitas a tiendas. Además interesa conocer los descuentos y gratuidades para niños y familias en algunos Museos y las ventajas de la tarjeta de turismo para visitas cortas en la ciudad con metro y museos incluido. La primera parada tras pasar por la Oficina de Turismo cercana al Paseo de Gracia, fue el edificio modernista de la Pedrera, un lugar de peregrinación de turistas de todo el mundo. Tras recorrer este bello edificio, nos dirigimos a la Plaza de Catalunya para recorrer las Ramblas en dirección al mar. Un ir y venir de gente de grupos escolares, turistas de países de todo el mundo nos recuerdan que Barcelona es una de las grandes ciudades de visita obligada en Europa. Nos recomiendan entrar en el mercado de la Boqueria, un lugar de venta de productos naturales frescos de la tierra y el mar, donde podemos degustar la rica gastronomía mediterránea y algún helado de frutas. Cerca de la Boqueria está el Museo de las Ilusiones, un espacio donde podemos dejar que la imaginación fluya por los dibujos y fotos que nos trasladan con nuestra cámara de situaciones divertidas y curiosas.

El resto de la mañana lo dedicamos a callejear por el barrio gótico, la Catedral, la plaza de Sant Jaume, en un sin fin de calles estrechas, comercios de todo tipo y gentes de todo el mundo. Por el barrio gótico nos adentramos en el Museo Picasso el Museo del Mamut y el Museo de los Inventos. Tres museos recomendables, el primero porque ofrece obras del famoso pintor de numerosas fases de su vida artística. El segundo ofrece una visión del territorio de los mamuts en España y en el mundo de forma didáctica. El tercero de los inventos ideal para los niños donde cada uno puede descubrir la genialidad de algunos de ellos de forma didáctica.

Por la tarde lo dedicamos a recorrer la ciudad con el Bus Turistico, tomando la ruta roja que nos ofrece un amplio recorrido en diferentes idiomas de la ciudad, desde la zona del puerto, pasando por el centro histórico hasta llegar a las montañas de Montjuic. Allí en Montjuic es obligatoria la parada y donde se puede elegir ir al Museo de la Caixa, al Museo de los Deportes Olímpicos (la olimpiada de Barcelona en 1992 esta muy presente en la ciudad todavía), el Estadio Olímpico y como no el Pueblo Español, un pueblo con un conjunto de monumentos en menor tamaño de toda España.

Al día siguiente, tocaba ir al Barrio del Born, para recorrer sus calles, visitar el Centro Cultural del Born, un inmenso edificio con los restos de la ciudad del S.XVIII. Tras la visita al Born, la propuesta abría el apetito a todos: visita al Museo del Chocolate, donde pudimos comprobar el ingenio y creación de los maestros pasteleros haciendo figuras todas de chocolate. Para acabar la visita al museo nos llevamos algunos de los chocolates que tiene el Museo comprobando que la Escuela de formación profesional que tiene, mantiene la calidad de este estupendo manjar que gusta a toda la familia. Cerca de este Museo, está el zoo de Barcelona, donde grandes y pequeños pueden disfrutar de la diversidad de fauna que congrega el parque. La propuesta podría ser doble si además del Zoo visitamos el Aquarium un lugar para descubrir la vida marina y las especies en pleno movimiento.

La visita acabó esa tarde con paseo por el Port Vell y la playa de la Barceloneta, un lugar agradable, recuperado hace años por el Ayuntamiento donde es posible comer en los numerosos restaurantes o simplemente rodar en bici de alquiler por su amplio paseo. El Museo de Historia de Catalunya es una propuesta ideal si estamos en la zona del Puerto, ya que resulta muy didáctico y curioso la forma de presentar los contenidos. Desde el puerto, podríamos subir con el teleféric a la montaña y castillo de Montjuic, pero esto lo dejamos para otra ocasión ya que se hace de noche.

El tercer día lo dedicamos a la Sagrada Familia y a la visita al parque Guell y las montañas del Tibidabo. Para ello tomamos al ruta azul del Bus turístic que nos llevó a las faldas de esta bella montaña.La Sagrada Familia esa obra casi interminable que ahora tiene fecha de finalización (2020) y que muestra una de las genialidades del arquitecto Gaudí que es conocido en todo el mundo. La visita permite entrar en la planta baja, descubrir la increíble verticalidad y juegos de ingeniería de Gaudí y el museo que descubre la historia de la construcción de este edificio religioso que es uno de los símbolos de Barcelona y Catalunya.

El parque Güell dispone de cupos para visitas, por lo que conviene ir con tiempo o confirmar con guías turísticos oficiales de la ciudad. El Tibidabo es el parque de atracciones más antiguo de la ciudad, con mas de un siglo de historia, que será del agrado de grandes y pequeños. El resto del día lo dedicamos a callejear por el barrio gótico, para comer en el restaurante els Cent-Onze del Hotel Meridian (ideal para familias) situado en las Ramblas. Justo al lado tomamos un café en el Café de la Opera, para hacer una visita guiada por el Teatro del Lyceu, una obra artística y musical internacional que sufró en 2004 un devastador incendio y que ahora tras una gran reforma ha recuperado todo su esplendor y belleza con 2300 butacas.

La visita a Barcelona ha sido intensa, didáctica y divertida para padres y niños, ya que cada uno ha podido disfrutar de esta ciudad de las mil caras y lenguas, donde la historia y la cultura está presente en todas partes, y hace de esta ciudad un atractivo internacional para ser visitado en familia.Os animo a visitar Barcelona, conocer sus calles y monumentos, y entablar amistad con sus gentes que nos muestran lugares y rincones con encanto de la capital de Catalunya.