Disfruta del surf en Cantabria con tus hijos

15 de Agosto de 2016
[gallery ids="16595,16596,16597,16598,16599,16600,16601,16602,16603,16604,16605,16606,16607,16608,16609"]

Llevaba tiempo queriendo ir con mi hija a Cantabria a disfrutar de sus paisajes verdes y de sus costas azules ideales para los deportes náuticos. Mi hija quería probar el surf, y por recomendación de un amigo surfista nos fuimos a Somo, un pequeño pueblo ubicado cerca de Santander, donde hace más de 25 años se creó la primera escuela de surf de España.

La playa de Somo, es uno de los beachbreaks más consistentes del norte de España, con más de 7 kms de blanca arena y excelentes olas para el aprendizaje y practica del surf. Se encuentra situada a 20 minutos de Santander; se puede acceder por carretera o por mar, cruzando su bahía, posiblemente una de las bahías más bellas del mundo, en un bonito paseo en barco.

Al llegar a Somo en la escuela nos recibió Nacho un surfista de reconocido prestigio que nos recomendó un curso de 2 h para iniciarnos en las magnificas olas de esta bella y amplia playa de Cantabria. La Escuela Cantabria de Surf es una de las mejoras escuelas de España y la más veterana con un amplio bagaje de cursos y competiciones para grandes y pequeños.

Las Escuela está dirigida por David García  Campeón de España y de Cantabria de surf. Muchos años en competición, toda una vida dedicada al surf y actualmente instructor y free surfer. Durante más de 35 años, ha surfeado, competido y viajado por todo el mundo y ahora instruye a niños y jóvenes en el surf.

El grupo de jóvenes y niños se reúne delante de la Escuela y los monitores van adjudicando las tablas a cada uno y los neoprenos, y estableciendo los grupos por edades y experiencia. A mi hija le toca un grupo de su edad entre 15 y 20 años donde todos se inician por primera vez con la ilusión de disfrutar de las olas de Somo.

El instructor los acompaña hasta la orilla de la inmensa playa, donde ya hay surfistas en el mar. Tras un tiempo de explicaciones previas sobre la técnica del surf y el manejo de la tabla, toca ahora por fin lanzarse con la tablar al mar Cantábrico. Al principio las lógicas caídas de principiante pero poco a poco al final de la jornada varios de ellos consiguen hacer un paseo en tabla sobre las olas. Quedamos para vernos de nuevo y realizar un curso de perfeccionamiento, ya que esta playa y la Escuela nos han encantado a todos e incluso yo creo que me atrevería a subir a la tabla y surfear con otras familias.