Musica y montaA�a con jA?venes: una ruta por Gredos

16 de Julio de 2013
[gallery ids="4355,4354,4353,4352,4351,4350"]

Mi amigo Alberto SA?nchez de la FederaciA?n de MontaA�ismo de Castilla y LeA?n, me ha enviado una experiencia que quiero dar a conocer a las familias montaA�eras y amantes de la mA?sica.Donde te lleve el viento: mA?sica, TIC, jA?venes y montaA�a (Gredos)A�El video de la experiencia vale la pena dedicarle unos minutos!!

Para no dejarme ningA?n mensaje y el sentido de la experiencia...os reproduzco tal cual el texto de nuestro amigos de Gredos: impresionante con los jA?venes, creativo y dignificante para el entorno natural.

"En estos tiempos que corren la Tierra padece de muchos males, quizA?s demasiados, que afectan a la propia Naturaleza y a nosotros mismos. Muchas son las personas que ademA?s se dejan absorber por el sofA?, engullidos por la pasividad y la monotonA�a del dA�a a dA�a, paralizados fA�sica y mentalmente... Creo que, al menos en muchos sentidos, no es nuestro caso; somos un poco lagartijas, del gA�nero que mi seA�ora madre llama 'culo inquieto'. Y como el movimiento se demuestra andando, os voy a medio contar la A?ltima… Y digo medio contar, porque transmitir lo que vivimos en la A?ltima batalla por Gredos es, sencillamente, imposible.

A?A?QuA� habrA�a pensado el caudillo musulmA?n Muhammad Ibn AbA� Amir, conocido como Almanzor o "el Victorioso", cuando otrora subA�a por los parajes del macizo central de Gredos para conquistar la Plaza del Almanzor, si hubiera visto a casi un centenar de personas cargando cuesta arriba con un buen nA?mero de pesados instrumentos musicales...?!

A?EstA?n locos estos romanos!

Y es que este fin de semana hemos subido hasta la Laguna Grande de Gredos con casi 100 personas A�Y entre esa gran cuadrilla, un nutrido grupo de jA?venes mA?sicos, entre 14 y 18 aA�os, como principales protagonistas y con la intenciA?n de ofrecer un pequeA�o concierto a la Naturaleza. Algo, a buen seguro, inA�dito y bonito...

Sin ser una macro estructura en lo fA�sico, sA� en lo motivacional, pusimos la maquinaria en marcha. Y nos dimos cuenta de que, efectivamente, no hay cosa que pase mA?s rA?pido que el tiempo, y despuA�s de varias reuniones previas, opciones y posibilidades barajadas, charla informativa con menores y mayores, papeleos varios, seguros, permisos, contrataciA?n de autobuses y solicitud de ayuda a algunos amigos, llegA? el dA�a por todos esperado.

Y con el mismo entusiasmo que los jA?venes de la banda de mA?sica Felipe Espino acogieron la idea, asA� iniciamos la aventura en Gredos este pasado domingo, bajo los rayos de un sol abrasador que se habA�a propuesto iluminar nuestra jornada.

Daba gusto ver a los jovenzuelos bajar del autobA?s con esa sonrisa en la boca. No sA� si serA�an conscientes de lo que A�bamos a realizar, algo inA�dito en estas tierras, con los jA?venes mA?sicos, y a buen seguro espectacular. A?De poner los pelos de punta!

Intentando no meter mucho ruido y divididos en grupos comenzamos la andadura por esa calzada pA�trea que acoge a los que aparcamos en esta plataforma, intentando mantener un ritmo llevadero que no nos mermara en exceso y que nos permitiera, a la vez, disfrutar del paisaje y del sin fin de bichos y plantas que cohabitan en este macizo central de Gredos. Y poco a poco, casi sin darnos cuenta, nos vimos cruzando el puente de Prado Pozas, la fuente de Cabadores (o Cavadores) y nos recibiA? el mirador de Barrerones. A?Grande ese imponente Circo glaciar de Gredos rodeado de granA�ticas paredes y su laguna al fondo! A?QuA� vista panorA?mica mA?s espectacular nos regala este mirador natural!

Bajada alegre, risueA�a y casi saltarina (para algunos) que nos dejarA�a a los pies de las frescas aguas de la Laguna Grande. De aquA� al refugio Elola fue coser y cantar, y en las verdes praderas de alrededor pudimos sosegar los cuerpos, reposar los instrumentos, refrescar las piernas y dar buena cuenta de las viandas que habA�an tenido cabida en las mochilas.

A?QuA� nervios, ya iba llegando la hora!

Tuvimos un poco de tiempo libre, y despuA�s de probar las gA�lidas aguas del charco de La Esmeralda, comer a la orilla de la Laguna Grande, lanzarnos bolas de nieve A?en pleno verano! como si fuA�ramos niA�os... comenzaron a destaparse las cajas de Pandora musicales y a emerger un sin fin de brillos multicolor bajo los duros rayos del sol despedidos aleatoriamente por un buen nA?mero de metales. El gigante anfiteatro natural, pA�treo y coqueto, comenzA? a tornarse en un improvisado escenario de conciertos de lujo que ya le habrA�a gustado compartir al mismA�simo Vivaldi.

A�Y a partir de aquA� todo fue disfrutar del impresionante entorno y de las piezas musicales que los jA?venes mA?sicos de la AsociaciA?n Musical Felipe Espino, dirigidos por JuliA?n, tuvieron a bien hacer sonar con gran entusiasmo.

La verdad es que para muchas personas la mA?sica es lo que da sentido a su vida, o forma parte de su educaciA?n en una gran medida y, por extensiA?n, de su vida. Dicen que la mA?sica lleva acompaA�ando al ser humano desde la Prehistoria, desde los rituales mA?s primitivos. A mA� me resultA? algo absolutamente gratificante, en ese entorno, esas notas flotando en el aire de Gredos… No me extraA�a que para muchos este arte sea una forma de vivir, una forma de sentir y de expresarse. Ha sido un modo de comunicarse con la Naturaleza, con el Hombre, con el mA?s allA?… y de acercarse momentA?neamente a la felicidad.

Fue un momento de disfrute, de poder mirarnos a la cara, sin pensar, sintiendo..."

a�?A?QuA� grande es la mA?sica!a�?

a�?A?QuA� grande este proyectoa�?

 

Enhorabuena a todos los que lo han hecho posible y a las familias y jA?venes que han sabido conectar la mA?sica con los escenarios naturales