Disfruta del parque natural del Tajo en familia

30 de Agosto de 2016
[gallery link="file" ids="16881"]

Hacía tiempo que quería ir con mi familia al parque natural del Alto Tajo (Guadalajara), y este verano me alojé en el Albergue el Autillo de Orea, donde me aconsejaron diferentes parajes naturales de la comarca y este extenso parque de más de 87.000 hectáreas de magníficos bosques.

Tras recorrer los bosques y el geoparque de Orea, nos acercamos al Centro de Interpretación de Visitantes el sequero de Orea, donde elegimos de entre todos los lugares dos más (aparte de Orea) el pueblo de Chequilla y la Laguna de Taravilla en Peralejos de las Truchas.

El camino en coche desde Orea pasando por Chequilla supuso unos 30' de espléndidos paisajes de roca y bosque, donde las rapaces revolotean por sus inmensos acantilados. Llegamos a Peralejos y una pista forestal de unos 10 km nos acercó a la Laguna y las pozas naturales con el Salto de agua.

El coche lo dejamos en la entrada de la Laguna, y descendimos al río Tajo, donde nos esperaba un paisaje sorprendente: un puente colgante que forma parte de la Ruta del Agua y que nos ofrece un seno del río con aguas cristalinas donde poder bañarse y comer con los niños.

El lugar era un remanso de frescas aguas con una playa natural ideal para bañarse sin peligro con los niños y comer bajo la sombra viendo cómo se bañaban y saltaban niños y mayores. Además por la tarde hicimos una ruta circular por un sendero balizado por el parque que nos acercó al famoso Salto de Agua y a una zona donde los piragüistas surcaban el río. La ruta permite acceder a casas, al bar y casas rurales ideales para perderse en este magnifico sector del parque.

Al regreso a Peralejos, volvimos a ver las rapaces sobrevolar los roquedos del río Tajo prometiendo a mi familia que volveríamos en primavera a Orea y a este sector del parque que nos ha dejado un buen sabor de boca a todos.