Picos de Europa en Familia: Cantabria para disfrutar con los niños

15 de Agosto de 2016
Las montañas de Cantabria son un escenario natural ideal para disfrutar de unas vacaciones con la familia. De entre los espacios naturales protegidos de la Red Natura tuve la ocasión de descubrir con mi familia el parque natural de Saja-Besaya.

Por suerte ese dia el parque organizaba rutas familiares de interpretación del patrimonio natural guiadas por técnicos del parque. En concreto una visita didáctica de los magníficos hayedos que conserva este espacio natural de la red Natura 2000, y que a lo largo de una ruta de 2 h pudimos recorrer. La ruta empezaba desde el centro de Interpretación de Saja y nos aproximó a hayedos monumentales, mágicos y llenos de historias sobre su ecosistema que precisa lluvia, humedad y frío. El recorrido en verano bajo una lluvia nos ayudó a entender porqué el hayedo tiene un ecosistema donde la luz es escasa y las plantas y musgos sobreviven en este rico paraje. Felicitar al guarda del parque por sus explicaciones a niños y padres, que en mi caso me ayudaron a entender mejor lo valioso de los bosques en el norte de España.

Al día siguiente mi hija y yo decidimos ir al Parque Nacional de Picos de Europa, y en concreto a Potes y Fuente De, uno de los rincones más bonitos de este parque a caballo entre Cantabria, Asturias y Castilla y León. La carretera de montaña nos acercó al teleférico de Fuente De, donde tras la espera del turno subimos más de 750 m en menos de 3 minutos para situarnos en cota 1800 m de golpe. Impresionante funicular puesto en marcha en 1966 y que se sitúa como un referente en el turismo de montaña y  atrae a familias de toda Europa.Tras salir del teleférico, andamos hasta el chalet real y un refugio de montaña situado a más de 2 km por unos caminos y sendas de alta montaña. Un lugar especial donde me gustaría volver para hacer noche en este refugio y disfrutar del firmamento y del entorno natural que desde hace más de varias décadas conserva el Parque Nacional y sus habitantes.

Me quedo con la imagen del hayedo de Saja y de las montañas y cumbres de Fuente De, para descender a la costa y saborear en Pechón del ruido de las olas y de los acantilados que me recuerdan mi viaje a Escocia.