Un paseo por el río Madera con los niños: descubre el parque natural de Segura

27 de Marzo de 2016
[gallery ids="15471,15481,15480,15479,15474,15468,15473,15466,15470,15472,15469,15478,15475,15477,15482"]

Esta Semana Santa aproveché para ir con mi familia al parque natural de Cazorla, Segura y las Villas, en plena sierra de Jaén. De entre los lugares mas desconocidos del parque sin duda el Río Madera, ya en el límite de la sierra de Segura con Albacete es uno de los que recomiendo a las familias.

Desde Segura de la Sierra (conocido por su magnifico castillo y ser el pueblo donde nació Jorge Manrique), debemos tomar una carretera local de montaña que nos lleva por frondosos pinares en poco más de media hora de coche al corazón de este sector del parque.

La carretera baja directa hacia río Madera por un bosque de pinos y carrascas que es el lugar de paso de ciervos, cabras y jabalíes entre otros animales, junto a las aves rapaces que habitan estos inmensos roquedos.Tras pasar el área recreativa y un campanento juvenil, los carteles nos anuncian que estamos cerca de río Madera (carteles del GR de los Bosques del Sur). Casi 1.5 km antes de llegar a río Madera, hay un cruce de caminos con una casa a la derecha y una pista a la izquierda que va a la aldea de Prado Mesta. Debemos dejar el coche en la carretera y andar por esta pista hasta llegar al río donde veremos el poste del GR147 (dirección Prados de la Mesta) que indica dirección a Río Madera. Cruzamos el río, y entramos en un amplio prado donde queda la aldea a la izquierda. Tras cruzar el prado el camino forestal sigue paralelo el curso del río aguas abajo entre frondosos pinares y el rumor de las cristalinas aguas. La pista forestal va paralela al río y un poco mas a la derecha podemos ver la carretera asfaltada que discurre paralela a ambos. Tras 30' de paseo llegamos a un puente de madera que lo cruzamos para acceder a un cruce de carreteras, donde queda justo enfrenta a 300 m el Hotel- Restaurante Río madera y las casas de la aldea.

Este edificio hotelero, junto a la ermita y las casas son uno de los lugares ideales para almorzar o comer algo tradicional de la comida serrana (gachas migas, truchas, ajoatáo, ajopringue, carne de ciervo o jabalí). El Hotel de montaña tiene una amplia terraza ideal para estar con los niños sin problemas de tráfico, ya que aquí estamos en un lugar lejano de los pueblos donde reina la tranquilidad en plena naturaleza. Tras un almuerzo regresamos de nuevo por el GR por la pista forestal hasta el coche en otros 30', habiendo realizado un corto paseo por este bello rincón del parque natural de la sierra de Segura.

Al pasar por Segura de la Sierra aprovechamos para subir con la familia al Castillo (ver el Centro de Interpretación de Segura de la sierra o la web antes el horario de apertura y cierre y precio entrada). El Castillo dispone de sala audiovisual, museo, tienda y amplias vistas sobre el pico del Yelmo y el parque natural. La empresa que lo gestiona Olivair también ofrece vuelos biplaza desde esta cumbre que podría ser sin duda una sorpresa y postre final para disfrutar por los aires de esta sierra.