Una aventura familiar: de viaje en carreta con los caballos

11 de Julio de 2016
[gallery ids="16135,16136,16138,16139,16140,16141,16142,16143,16144"]

De las diferentes formas de hacer turismo con los niños me sorprendió una que solo había visto en Argentina hace años en un curso de turismo en parques: el alquiler de carretas por la comarca de La Vera-Cáceres, una actividad ideal para realizar en la naturaleza.

Sin duda es una manera de compartir en familia o con amigos aventura, naturaleza, contacto con los animales, una vuelta al pasado en la que se puede disfrutar de extraordinarios paisajes a paso lento, al ritmo del caballo, caminando al paso, a la increíble velocidad de cinco kilómetros por hora, lo que permite saborear de otra manera el paisaje, los árboles, las aves, los sonidos.

Es una actividad que especialmente los niños disfrutan enormemente, podemos compartirla con ellos recordándola con cariño durante toda la vida. Les transmite los valores de la ecología, la naturaleza, el trato con animales y el valor que han tenido en el progreso de la sociedad.

La carreta

Está construida en madera siguiendo el diseño de las carretas tradicionales europeas que sirvieron de medio de transporte y hogar a las personas que tenían que desplazarse en rutas de varios días. Cuenta con todas las comodidades de una autocaravana: sillones, mesa, cocina, fregadero… Al llegar la noche los sillones se convierten en camas; una cama de matrimonio, una litera y una cama individual.

Pueden dormir en ella cuatro adultos o una pareja con dos, tres o cuatro niños si son pequeños y bien avenidos. Además en rutas sin pernoctación pueden ir cuatro adultos y hasta seis niños, turnándose para ir en la carreta o andando a su lado.

El caballo

Caramelo, es el principal protagonista. Tiene una edad de quince años y ha estado acostumbrado a tirar de la carreta durante toda su vida con todo tipo de personas, por lo que no es necesaria experiencia para manejarlo. Es una animal dócil y cariñoso que hace las delicias de niños y mayores.

Las rutas

La ruta principal tiene una duración de un fin de semana. Recorre unos treinta kilómetros, haciendo las paradas para las comidas y llegando a pasar la noche en Las Vegas, un cuidado restaurante con unos preciosos apartamentos, piscina, columpios, zonas verdes. Allí podemos cocinar en la carreta o cenar en el restaurante. También se puede elegir entre dormir en la carreta o en un apartamento. Tiene un precio de 250 euros incluyendo la pernoctación en la carreta.

La ruta de un día dura ocho horas, se recorren cerca de veinte kilómetros haciendo dos o tres paradas.

La ruta de medio día tiene una duración de cuatro horas. Se recorren algo más de diez kilómetros con una parada de una hora para almorzar, correr, jugar...

En verano ofrecen una ruta de una noche, saliendo alrededor de las 19:30 o 20:00h dependiendo del calor. Se hace un recorrido de una hora y media aproximadamente hasta la Vega de la Barca, junto al río Tiétar, dormiremos bajo los pinos y regresamos al día siguiente en torno a la 11:00 de la mañana.

COMO VEIS VARIEDAD PARA TODOS LOS GUSTOS..NOS OS PERDÁIS ESTA PEQUEÑA AVENTURA CON VUESTROS HIJOS Y AMIGOS,¡¡YO ESTE VERANO ME SUBO AL CARRO!!